/ ©: WWF Chile

En WWF Chile lanzamos nuestra campaña REDUCE+

Detener la contaminación en nuestros mares está en tus manos, reduce tu consumo de bolsas plásticas y únete a nuestra causa.
Cada año grandes cantidades de basura terminan en nuestros océanos y afectan a miles de animales marinos en Chile. El Coordinador de nuestro Programa Marino, Francisco Viddi, nos da a conocer en un video este problema. 

Los plásticos que llegan al mar

La desintegración de los fragmentos de plástico se fotodegradan (gracias a la luz del sol) y con el paso del tiempo se hacen casi imperceptibles a simple vista. Estos diminutos trozos de polímeros actúan como una especie de “esponja química”, pudiendo concentrar los más dañinos contaminantes que se encuentran en los océanos, como hidrocarburos y pesticidas, entre ellos el DDT. Estos restos son consumidos por pequeñas especies marinas, lo que hace entrar a estos contaminantes en la red trófica y generar daños que pueden llegar hasta nosotros, los humanos, cuando consumimos productos del mar como pescados, mariscos y algas.

Datos recogidos por WWF Chile y el Centro Ballena Azul (CBA) en el marco del monitoreo de cetáceos que se realiza desde hace casi 10 años en el Golfo de Corcovado, al sur de Chiloé, dan cuenta de la contaminación y presencia de basura en el mar, representando una amenaza importante para las ballenas azules que se alimentan y crían en esta zona, así como para otras especies marinas presentes en el lugar, por lo tanto es un hecho que el plástico está presente en nuestros mares y debemos hacer algo para revertirlo. ¿Cómo? Con algo muy simple y al alcance de todos. Reduciendo el consumo de bolsas plásticas para transportar nuestras cosas.
 / ©: WWF Chile
Hazte Socio
© WWF Chile

Campaña REDUCE +

La necesidad de REDUCIR y, en el largo plazo, terminar con el uso de bolsas plásticas es una preocupación para WWF Chile, que busca bajar el masivo sobreconsumo de este elemento contaminante y mortal.
En general, lo que más se promueve es el reciclaje, pero la solución más inteligente es enfocar los esfuerzos en disminuir el consumo o utilización, haciendo hincapié en la primera y más importante de las llamadas Tres R: Reducir. Cuando esto nos sea imposible de realizar, se debe tomar la opción de reutilizar y/o reciclar. 
 
Reducir implica disminuir la cantidad total de cosas que consumimos o recursos que se ocupan para crear un producto. Cuando este consumo llega a un mínimo, la experiencia dice que intentaremos obtener el máximo provecho de lo que tenemos. Así, los beneficios de la primera de las Tres R son: ahorrar energía; reducir la contaminación; disminuir la toxicidad de nuestros residuos y un ahorro de dinero tanto para los consumidores como para las empresas.
 / ©: WWF Chile
Campaña REDUCE+
© WWF Chile
 rel=
Los Plásticos en el Mar
© Lissette García / WWF Chile