Acuicultura

WWF reconoce el valor potencial de la acuicultura. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el cultivo de organismos acuáticos puede causar efectos negativos sobre el medio ambiente y ser social y económicamente insustentable en el corto y largo plazo si no se maneja adecuadamente.
El sur de Chile es uno de los ecosistemas identificados por WWF a nivel internacional como prioritarios para la conservación por cuanto resguarda lugares y especies únicas en el mundo.

WWF reconoce el valor potencial para la sociedad que surge de la acuicultura en términos de inocuidad alimentaria, desarrollo local, empleo, ganancias económicas y, una fuente alternativa a la pesca para la producción de alimentos de origen marino.

No obstante, se debe tener en cuenta que la acuicultura produce negativos impactos ambientales y sociales, pudiendo llegar a ser económicamente inviable en el corto y largo plazo si no se maneja adecuadamente.

 / ©: WWF Chile / Matthew PERL
Balsas jaulas de salmones en el lago Llanquihue, Sur de Chile.
© WWF Chile / Matthew PERL

Línea de trabajo de WWF con respecto a la acuicultura

WWF tiene dos inquietudes principales relacionadas con la industria acuícola. Por un lado, la localización de centros de cultivo en áreas costeras y marinas vulnerables y de alto valor de conservación, con los consecuentes efectos ambientales nocivos y, por otra parte, la general insustentabilidad de los cultivos de peces carnívoros y sus potenciales consecuencias ecológicas, dado que esta industria es dependiente de la pesca de especies silvestres usadas como alimento de peces.

Para poder avanzar en la conservación de la naturaleza, WWF ha iniciado hace unos años el trabajo de transformación de mercados, iniciativa tendiente a modificar los desempeños ambientales de los productores de bienes de consumo como la madera, celulosa y la acuicultura, a través de la presión que por un lado pueden ejercer los compradores y consumidores de dichos productos.

En consecuencia con esta línea de trabajo, desde el año 2004 WWF-US inició el proceso para la generación de estándares para la certificación ambiental y social de la industria del salmón. Esta iniciativa es denominada Diálogo sobre Salmonicultura, el cual es regido por un Comité Directivo multisectorial que preside la discusión y participa activamente en la generación de estudios técnicos necesarios para la selección de los indicadores y sus umbrales o estándares.

Debido a que estos estándares serán un requisito para el ingreso de los productos de acuicultura en muchos mercados, WWF ve en este tipo de iniciativas una oportunidad para generar cambios y reducir los impactos ambientales y sociales de la industria, de manera tal de focalizar nuestros esfuerzos en la disminución de algunos impactos claves para asegurar la conservación de la naturaleza y la reducción de la huella ecológica de la industria salmoacuícola.

Algunos efectos ambientales negativos de la acuicultura

Como se mencionó anteriormente, hay una serie de efectos ambientales negativos de la acuicultura que se han identificado, dentro de los cuales se encuentran:
  • Contaminación de los sistemas acuáticos que pueden causar serios impactos ambientales, ya sea a través de la liberación de nutrientes, patógenos, químicos y fármacos.
  • Densas poblaciones en cultivo tienen un efecto incubador de enfermedades y parásitos, las cuales pueden posteriormente infectar a especies nativas.
  • Introducción de peces y moluscos exóticos que escapan y que compiten, infectan o se alimentan de especies nativas.
  • Captura de juveniles y adultos para la engorda en centros de cultivo o para reproducción en hatcheries.
  • Entrecruzamiento de peces o moluscos de cultivo escapados/liberados con razas locales de la misma especie.
  • Incremento de la presión sobre especies marinas explotadas para producir alimento de peces o moluscos.
  • El transporte, inadecuada disposición de residuos sólidos y actividades asociadas a la acuicultura, pueden generar perturbación de los hábitat de algas, moluscos, peces, mamíferos, aves y otros animales.

Enfoque del programa acuícola de WWF Chile

Teniendo en consideración estos antecedentes y la misión institucional, el Programa de Acuicultura de WWF Chile se ha enfocado esencialmente en dos grandes temáticas: (1) reducir los impactos ambientales y sociales generados en el sur de Chile por el sector salmoacuícola, y (2) promover el uso sostenible e integrado del borde costero.

Así, se busca que en Chile se lleve a cabo una salmonicultura de mínimo impacto ambiental y social, la cual permita la conservación de la diversidad biológica, la mantención de los frágiles ecosistemas marinos y de agua dulce del sur del país y que dicha actividad se desarrolle de acuerdo a las capacidades de carga ambiental de estos sistemas acuáticos.

Del mismo modo, se espera que esta actividad productiva se desempeñe en armonía con las comunidades locales y otras actividades y usos del borde costero.

Para el logro de estos objetivos, el Programa se vincula con los distintos actores, como lo son: gobierno, empresas productoras de salmones y alimento y su asociación, organizaciones de pescadores artesanales, parlamento, organizaciones indígenas, academia e instituciones de investigación y ONGs.

Debido a que WWF basa sus propuestas en ciencia, uno de los sectores con los cuales nos relacionamos en nuestro quehacer cotidiano es la academia, de manera de contar con la mejor información científica disponible, para proponer tanto a la industria como al gobierno medidas basadas en conocimiento científico.