WWF postula nuevo modelo de inversión para recuperar los ecosistemas marinos



Posted on 03 julio 2012
Bacalao del Norte (Gadus morhua), Newfoundland, Canadá.
© Gilbert van Ryckevorsel / WWF-CanadaEnlarge
Newfoundland, Canadá - Santiago, Chile. 4 de julio de 2012.- Veinte años después de que fuera impuesta la moratoria sobre la pesquería canadiense de bacalao del norte, en la costa de Newfoundland, WWF, la organización mundial de conservación, introduce un innovador modelo diseñado para ayudar a financiar la recuperación y futura sustentabilidad de las pesquerías en ese país.

WWF publicó recientemente en la revista científica internacional Marine Policy el artículo titulado Raising the “Sunken Billions”: Financing the transition to sustainable fisheries (Billones Hundidos: Financiando la transición a pesquerías sustentables), detallando el establecimiento de una Institución Financiera para la Recuperación de los Ecosistemas Marinos (FIRME por sus siglas en inglés) como una solución a gran escala que financie la conservación, sin impactar adversamente en el bienestar económico de los directamente involucrados en la pesca.

“Mediante el otorgamiento de préstamos para cubrir los costos iniciales de conservación, FIRME ayudaría a que los stocks pesqueros se recuperen generando finalmente beneficios financieros que excedan la inversión original”, explica el Dr. Robert Rangeley, co-autor del artículo y vicepresidente de WWF Canadá.

Las cicatrices que dejó la moratoria de bacalao del norte, impuesta el 2 de julio de 1992 después de décadas de sobrepesca, se aprecian en grandes pérdidas sociales y económicas en las comunidades costeras de Newfoundland, poniendo fin a más de 400 años de pesca de bacalao y dejando a más de 30.000 personas sin trabajo en la región.

“A pesar del significativo progreso alcanzado mediante los enfoques basados en herramientas de mercado, que promueven la captura y comercialización de alimentos marinos sustentables, como la eco-certificación del Marine Stewardship Council, el manejo de corto plazo continúa impidiendo la recuperación de las pesquerías” indicó Rangeley. “Lo que necesitamos es una manera de canalizar las inversiones en la sustentabilidad de largo plazo de los stocks pesqueros, lo que en última instancia implica invertir en ecosistemas marinos saludables. Enfocar la atención internacional en el financiamiento para esta transición es la única vía para asegurar que los stocks sobreexplotados se recuperen y las comunidades prosperen”.

En términos económicos, las pesquerías se han transformado en un activo dramáticamente mal utilizado. El reporte FAO/Banco Mundial de 2008, Los Billones Hundidos (The Sunken Billions), demostró que si las pesquerías fueran mejor manejadas, las ganancias anuales podrían ascender a 50 billones de dólares.

“Raramente se logra entender este beneficio debido a que las medidas de conservación propuestas afectan donde más duele, la billetera. Las lecciones aprendidas del colapso de la pesquería de bacalao del norte muestran que debemos encontrar soluciones que sirvan tanto para la naturaleza como para la gente”, agrega Robin Davis, co-autor y Director Alterno de la Iniciativa de Pesca Inteligente (Smart Fishing Initiative) de WWF Internacional.

FIRME ha sido diseñado pensando en estos asuntos. El sistema funcionará mediante préstamos, basados en un plan de manejo sustentable y creíble, garantizado contra el valor del stock futuro. Los préstamos serán pagados con interés una vez que cierto mínimo de rentabilidad sea logrado, permitiendo que el capital original de FIRME sea re-invertido en la pesquería. Actualmente, WWF está estableciendo alianzas con los interesados en ayudar a crear un FIRME de carácter global. El más probable candidato para probar el piloto de esta idea sería la pesquería canadiense de los Grandes Bancos de Newfoundland.

Al respecto, Mauricio Galvez, Coordinador Regional de Pesquerías para el Cono Sur y Coordinador del Programa de Pesquerías Sustentables de WWF Chile, señala que la propuesta tiene especial sentido en Chile y daría mayor viabilidad al proyecto de Ley de Pesca que actualmente se discute en el Congreso.

“En el caso de Chile, la propuesta que hacemos en WWF tiene mucho sentido y oportunidad, toda vez que se está discutiendo en el Congreso un proyecto de ley que regirá los destinos de la pesca comercial de nuestro país por largo tiempo”, comenta Gálvez.

“Cuando vemos las propuestas que la Subsecretaría de Pesca propondrá como “plataforma social” y que acompañarán la implementación de la propuesta de Ley de Pesca, notamos que se ha perdido la visión de la sustentabilidad de las pesquerías. Las becas escolares y la capacitación para la re-inserción están bien, pero lo que realmente producirá cambios positivos duraderos es invertir en la onerosa transición hacia la sustentabilidad de las pesquerías, las que en última instancia son las que dan empleo a la gente. Esto es de sentido común; un banco invierte en su negocio si cree que será suficientemente rentable. Igualmente la sociedad, representada por el Estado, debiera invertir en la sustentabilidad de las pesquerías, si cree que ésta es posible”, puntualiza el especialista chileno.